Sed bienvenidos a este pequeño pueblo literario pensado para compartir, con quien guste, el amor por las letras y, sin ningún tipo de pretensión, hacer de él un canal abierto de comunicación entre personas con gustos afines, en el que poder intercambiar esas inquietudes que nos llevan a escribir. En él encontraréis poesía popular, cercana, a veces personal, pero quizá por ello más vívida e interesante. ¡Gracias por llegar hasta aquí!.

MIS AMIGOS

viernes, 28 de marzo de 2014

CONCEPCIÓN



Docenas de grillos
saltan en el pecho
cuando la hoja
deja de ser
inmaculada.




Eres mujer, diosa,
creadora.
Has concebido de nuevo.
Te llenas de gozo
cuando tu pluma deja 
de ser estéril.




Siempre madre primeriza.
Alumbras cada creación
como si fuera única
y cuando aún mama de ti,
tu seno ya alimenta
a la siguiente.





Belén R.

martes, 25 de marzo de 2014

ADOLFO SUÁREZ, DONDE QUIERA QUE ESTÉS...



    Se ha marchado uno de los políticos más valientes y carismáticos que ha tenido España.
      Le tocó gobernar en una de las épocas más delicadas  y complejas de la historia española y, aunque no fue perfecto, sin él, probablemente, la transición de la dictadura a la democracia en nuestro país no hubiese sido un modelo a seguir.
     No creo en la política, pero creo en las personas y este hombre, independientemente del partido al que perteneció, fue un más que digno representante para todos los españoles.
     Mucho tienen que aprender los gobernantes recientes para llegar a su altura.
     Según su hijo, uno de los poemas favoritos de Adolfo Suárez es el poema "Si", de Rudyard Kipling, con el que se identificaba especialmente.
     También es uno de mis preferidos y quiero rendirle un pequeño homenaje recordando este poema que es, verdaderamente, una lección de vida.
     Descansa en paz allá donde estés.


SI
Si puedes conservar la cabeza
cuando a tu alrededor todos la pierden
y te cubren de reproches;
si puedes confiar en ti mismo
cuando duden de ti 
y ser indulgente para su duda;
si puedes esperar 
y no sentirte cansado con la espera
o siendo engañado por quienes te rodean,
no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio
sin que te creas por ello
ni demasiado bueno, ni demasiado sabio.
Si puedes soñar
sin que los sueños imperiosamente te dominen;
si puedes pensar 
y no hacer de los pensamientos
tu objetivo único;
si puedes encontrarte 
con el triunfo y el fracaso
y tratar a esos dos impostores
de la misma manera;
si puedes soportar
que la verdad, por ti expuesta,
sea tergiversada por bribones
para hacer una trampa para los necios,
o contemplar destrozadas
las cosas a las que has dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas
aunque sea con gastados instrumentos.
Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez
a una sola carta, 
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar escapar nunca
una palabra sobre su pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios 
y a tus músculos a servirte en tu camino
mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto la Voluntad diciendo
"¡persistid!¡es la orden!".
Si puedes hablar con multitudes
y perseverar en la virtud
o caminar entre Reyes
y no cambiar tu manera de ser;
si nadie, ni amigos ni enemigos,
pueden causarte daño,
si todos pueden contar contigo
pero ninguno demasiado,
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia 
que valga los sesenta segundos
tuya es la tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más importante, 
serás hombre, hijo mío.

Rudyard Kipling


lunes, 17 de marzo de 2014

IMAGINO


Podría imaginar 
que soy palabra gestada
 en la profundidad de la garganta,
desde la primera letra,
cautiva en el silencio.




Podría imaginar
que, en ese vientre, tocaban,
sordas cuerdas de guitarra,
inexistentes melodías
que, en el aire, planeaban
como Ícaro sin rumbo.




Podría imaginar
que, letra a letra, me compuse 
de palabras y que,
una vez completa,
nací a la voz
y al verso.




Podría imaginar
que soy poesía,
que la rima de mi cuerpo 
no es casual,
que se forjó en un molde
liberado de la crudeza
de los tiempos mudos.




Belén R.

lunes, 10 de marzo de 2014

MUJERES POETAS


GIOCONDA BELLI


 GIOCONDA BELLI

Y Dios Me Hizo Mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.



ÁNGELA FIGUERA AYMERICH


ÁNGELA FIGUERA

Éxodo

Una mujer corría.
Jadeaba y corría.
Tropezaba y corría.
Con un miedo macizo debajo de las cejas
y un niño entre los brazos.

Corría por la tierra que olía a recién muerto.
Corría por el aire con sabor a trilita.
Corría por los hombres erizados de encono.

Miraba a todos lados.
Quería detenerse.
Sentarse en un ribazo y con su hijo menudo.
Sentarse en un ribazo y amamantar en paz.

Pero no hallaba sitio.
No encontraba reposo.
No lograba la pausa sosegada y segura
que las madres precisan.
Ese viento apacible que jamás se interpone
entre el pecho y el labio.

Buscaba cerca y lejos.
Buscaba por las calles,
por los jardines y bajo los tejados,
en los atrios de las iglesias,
por los caminos desnudos y carreteras arboladas.
Buscaba un rincón sin espantos,
un lugar aseado para colocar una cuna.

Y corría y corría.
Dio la vuelta a la tierra.
Buscando.
Huyendo.
Y no encontraba sitio.
Y seguía corriendo.

Y el niño sollozaba débilmente.
Crecía débilmente
colgado de su carne fatigada



LINA ZERÓN


LINA ZERÓN 

Cortesana

Soy la mujer que duerme en la jaula con los leones
al ponerse el sol.
Carne cruda como de sus pestilentes fauces
lamo sus recovecos denigrantes
y sin importarles,
prueban cada mes mi sangre.

Me he dejado ultrajar por conveniencia,
soy mansa por una retribución,
Abro mis posiciones
para conseguir prodigios mayores,
mejores pagas.

Todas las noches meto al sol en mi cama
y caliento deshilachados cuerpos.
A veces suplico ternura desde el fondo de mi alma,
desde el encierro de mi jaula
repleta de vacíos inconmensurables,
pero ellos no escuchan.

El mundo me desprecia,
yo lo ignoro.
Vivo para alimentar a las bestias
con mi carne,
soy libre de volar si quisiera,
de escapar,
mas no tengo a donde ir...
Pertenezco a esta jaula.



MARÍA VICTORIA ATENCIA


MARÍA VICTORIA ATENCIA

Sazón

Ya está todo en sazón. Me siento hecha,
me conozco mujer y clavo al suelo
profunda la raíz, y tiendo en vuelo
la rama, cierta en ti, de su cosecha.

¡Cómo crece la rama y qué derecha!
Todo es hoy en mi tronco un solo anhelo
de vivir y vivir: tender al cielo,
erguida en vertical, como la flecha

que se lanza a la nube. Tan erguida
que tu voz se ha aprendido la destreza
de abrirla sonriente y florecida.

Me remueve tu voz. Por ella siento
que la rama combada se endereza
y el fruto de mi voz se crece al viento.




En homenaje y reconocimiento a todas las mujeres.

Belén R:

lunes, 3 de marzo de 2014

ACOMODÉ MIS PASOS A LOS TUYOS



Acomodé mis pasos a los tuyos
aquella noche,
segura de que los caminos
por recorrer serían líneas 
de un pentagrama.




Con la paz de quien no pone
objeciones a la vida,
me dormí en ti.
Así me mantuve siglos
mientras las lunas se sucedieron.




Un día desperté.
Dos ascuas ambarinas
iluminaban mi mañana.




Sonreíste.
El sonido de tu risa
aceleró mi aliento.
Te quise hablar.
Un volcán efervescente
anegó mis palabras.




Comprobé que no es posible
dialogar
con tus labios enredados
en los míos...








Belén R.

SI TE GUSTA PUEBLO POETA, VOTA EN LOS PREMIOS 20 BLOGS