Sed bienvenidos a este pequeño pueblo literario pensado para compartir, con quien guste, el amor por las letras y, sin ningún tipo de pretensión, hacer de él un canal abierto de comunicación entre personas con gustos afines, en el que poder intercambiar esas inquietudes que nos llevan a escribir. En él encontraréis poesía popular, cercana, a veces personal, pero quizá por ello más vívida e interesante. ¡Gracias por llegar hasta aquí!.

MIS AMIGOS

viernes, 9 de enero de 2015

PAN CON PAN




     Suena la campana que anuncia la hora del recreo. El silencio de las aulas deja paso a un rumor sordo que aumenta de tono cuando los niños, en tropel, van saliendo al patio.
         Poco a poco se reúnen en grupos de lo más heterogéneo.

El colegio pertenece a la enseñanza pública y los niños conviven entre ellos sin distinción de raza ni de condición económica.
           
Pronto empiezan a abrir los tentempiés que traen de casa y a intercambiar entre ellos un trocito de los que les parecen más apetitosos.
       Todos disfrutan y participan menos un niño que, alejado del resto, mordisquea con desgana un trozo de pan.

     Un grupo de cinco niños le miran, cuchichean y se  acercan a preguntarle de qué es su bocadillo.

   - De pan con pan- responde el niño en voz muy baja.

   Los cinco niños se miran entre sí, le piden un trozo y le van ofreciendo a cambio un buen pedazo de sus propios bocadillos.

 Los profesores miran atentos desde la distancia y, conmovidos por la escena, deciden hacer algo al respecto.

   Esa misma tarde niños, profesores y padres se reúnen en un parque cercano.

   Al día siguiente, la actividad del colegio, comienza una hora antes de que se abran las aulas. Los profesores colocan unas cuantas mesas en la entrada, los padres reparten bandejas vacías por todas ellas y los niños pasan de uno en uno dejando sus bocadillos.

  A la hora del recreo, cada niño, recoge un bocadillo preparado por sus padres. Su porción de relleno es más pequeña de lo habitual, pero ninguno volverá a desayunar pan con pan.
       


Belén Rodríguez

 Este relato lo escribí para el acto solidario que organizamos en la Asociación de mujeres creativas Rosa Montero con el fin de recoger alimentos para repartir en comedores sociales.
 Su única intención es concienciar del problema que tienen hoy día tantas familias  afectadas por esta inmensa crisis y que los niños acusan especialmente sin entender por qué.
Por si os apetece escuchar este y otros dos relatos más aquí tenéis el enlace. 

http://mujerescreativasrosamontero.blogspot.com.es


25 comentarios:

Belén Rodríguez dijo...

Gracias por vuestros comentarios en "Puedo".
Poco a poco me iré poniendo al día ahora que ha regresado la rutina.
Besos.

Andres Lopez dijo...

Tu pan ¡Tu hermoso pan me ha emocionado!
Besos
André

Felicidad Batista dijo...

Enhorabuena Belén, por el relato y por la intención solidaria.
La literatura, la palabra recreada abre caminos y conciencias.
Un abrazo grande

maria del carmen nazer dijo...

Qué maravilla Belén ! ese pan con pan, me emocionó hasta las lágrimas. Una gran ternura flota en el aire, traspasa el monitor. Una hermosura.
Toda mi admiración.
Muchos besos del alma.
¡Feliz semana !

Abuela Ciber dijo...

Cada vez mas se hace imperiosa la solidaridad
Cariños

Ester dijo...

Un bocadillo cargado de emoción, los niños son así y los papas también. afortunadamente la gente es solidaria. Un abrazo

Pilar Contreras dijo...

Hola querida Belén, espero que el Año Nuevo te sea sumamente placentero y que este bello relato nos sirva de ejemplo a los seres humanos para comprender que todo es mucho más facil de lo que parece si de verdad se hacen las cosas desde el fondo del corazón. Gracias por compartir esta tierna solidaridad .
Besos, Pilar

Rafa Hernández dijo...

Hermoso pan y escrito, y mucho más si cabe para el fin que se destina. Felicidades por ello, ya que solidaridad con los tiempos que corren, se necesita mucha.

Besos Belén.

Juan L. Trujillo dijo...

¿Hasta cuando la Solidaridad va a estar dando lecciones a la política?
Precioso, duro y al mismo tiempo enternecedor relato,
Un abrazo.

María Pilar dijo...

Precioso escrito, precioso gesto para tan cruel realidad.
Besos Belén

AMBAR dijo...

Esta historia con ese pequeño detalle es una gran llama que enciende de emoción el alma.
Recuerdo cuando este país en la escuela donde estaban mis hijos, todos los niños llevaban algo para los ancianos del barrio que luego con los maestros iban por las casas a repartirlo, se hacía bastante a menudo.
Un abrazo
Ambar

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Belén.Yo he comido muchas veces ese bocadillo de pan con pan y te puedo asegurar que para un niño eso es penoso cuando ve que sus compañeros no están comiendo,pan con pan,y aunque te acabas acostumbrando a ese bocadillo no paras de pensar a qué sabrá el de ese otro niño que tiene algo mas que,pan.
Beso grande:):) y todo mi cariño!!

Conchi dijo...

Ufff, las lágrimas casi no me han dejado leer tu relato Belen, conozco muy bien el tema y es muy doloroso, existe, existió y seguirá existiendo por desgracia.
Un gran abrazo querida amiga.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Belén, la imaginación y la creatividad son muy necesarios en estos momentos de crisis...Me encanta tu escrito y me parece toda una lección de solidaridad humana...Ojalá, los políticos se hicieran eco de lo que el pueblo necesita y dejaran de mirar tanto "la prima de riesgo" y la estabilidad de los bancos.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu buen hacer y tu inmensidad, amiga.
Feliz año nuevo y que sigas muy cerca de nosotros compartiendo la vida y mejorando nuestro mundo.
M.Jesús

ReltiH dijo...

FELICITACIONES, GRAN APORTE EL TUYO.
ABRAZOS

CRISTINA dijo...

Belén, impresionante relato. Espero que se tome conciencia y no miremos para otro lado, porque los niños son el futuro...
Un grande abrazo.

Darilea dijo...

Que llegue tu mensaje a todos los colegios. Ha sido muy emotivo.
Te deseo un feliz año 2015

ion-laos dijo...

Menos mal que el sentimiento de solidaridad nunca se pierde, siempre hay alguien dispuesto a hacer algo por los demás.

Besos.

Julia L. Pomposo dijo...

Tu relato me ha conmovido. ¡Y cuantos darían lo que fuese por ese pan con pan!
Pero el mundo es así de injusto.
Un fuerte abrazo

María E. mg dijo...

Si todo el mundo reaccionara tan bien se aliviaría un poco ese pan con pan en muchos lugares. Bonito escrito y buena labor, enhorabuena.
Un beso.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Estupendo relato Belén, ¿quién nos iba a decir que nuestros niños pasarían hambre?
Gracias
Un gran abrazo.
Sor.Cecilia

Volarela dijo...

Es tan bonita, tan justa y preciosa la solución del relato que enseguida pensé que sólo podía ser fantasía. Un bellísima fantasía fruto de un gran corazón como el tuyo. Pero con fantasías así, e intenciones tan hermosas el mundo se nutre de bondad y se van dan dando pasos, iniciativas hacia la justicia verdadera, en la que yo creo. Me encantó.
Es un gran placer tenerte de nuevo.

Un abrazo enorme :)

SENTIR LA POESÍA - JOSÉ RUIZ dijo...

Buen relato, Belén. Invita al optimismo, teniendo en cuenta que los niños no son especialmente solidarios entre sí.
Es triste ver cómo los gobernantes se llenan la boca pregonando lo bien que estamos (claro, se acercan elecciones) y comprobar cómo con todo lo que "ha caído", aún haya gente (no precisamente millonaria) capaz de seguir votándoles.
Deberían disfrutar todos ellos ese pan con pan.
Buen fin de mes para ti.

BEATRIZ dijo...

Una linda labor la de alimentar a los que no tienen los medios. A mí me ha hecho pensar en un tiempo que aquí ya no existe, a menos en las escuelas, los chicos tienen prohibido compartir sus alimentos por razones de alergias o posibles alergias, es triste, pero así está el mundo.
Saludos.

Sotirios M dijo...

La solidaridad es lo más hermoso acto y sale dentro de corazón. Te ha salido un relato maravilloso que toca el alma de la persona que lo lee. Un fuerte abrazo, Sotirios.

Publicar un comentario

Me gusta saber tu opinión.
Gracias por comentar.

SI TE GUSTA PUEBLO POETA, VOTA EN LOS PREMIOS 20 BLOGS